¿Cómo se usan los pigmentos?

Son sombras sueltas con alta concentración de pigmento.

A veces es complicada su aplicación debido a que tienen una gran intensidad, por lo tanto, hay que tener cuidado con la cantidad que se aplica y suelen ser más difíciles de difuminar que otras sombras. Ademas, al ser polvos sueltos, pueden arruinar muy fácilmente todo el maquillaje al caerle restos de sombra no deseada.

Se puede facilitar la aplicación si se tienen en cuenta diversos consejos:

-Aplica una prebase para sombras: Es recomendable que antes de comenzar a aplicar un pigmento utilices una prebase para sombras, de ésta manera los polvos se fijarán mejor y, por lo tanto, caerán menos restos de producto sobre la piel.

Si no tienes prebase para sombras puedes utilizar un corrector de ojeras de buena calidad.

-Utiliza una brocha adecuada: La brocha tiene mucho que ver con la aplicación de los pigmentos, se recomienda que utilices una brocha plana y compacta. Toma poca cantidad de producto y sacude el exceso antes de comenzar a aplicarlo en tus ojos.

-Evita restos de pigmento en tu maquillaje: Para esto hay 2 métodos.

Utiliza polvos traslúcidos en abundante cantidad en la zona de tus ojeras para que todo el pigmento que caiga luego pueda sacudirse utilizando una brocha amplia sin dejar rastros. Este método es recomendable si ya tienes la piel maquillada.

Otra opción es maquillar primero los ojos y, al terminar, limpiar la zona de las ojeras con una toallita desmaquillante para luego comenzar a hacer la aplicación de los productos de la piel.