Para qué sirven los Iluminadores en el Maquillaje

iluminadores rostros

Los iluminadores se han convertido en un producto muy popular y se han vuelto esenciales en cualquier colección o kit de maquillaje, pero, ¿para qué sirven?

La función del iluminador es que la luz se refleje para dar una apariencia fresca, natural, para evitar signos de cansancio y dar vitalidad en el rostro.

Tipos de iluminadores

En el mercado hay gran diversidad de iluminadores en diferentes formatos y colores, debes elegir el que se adecue más a tus necesidades, ya sea porque lo trabajes mejor o porque te guste más su acabado.

Iluminadores líquidos

Los iluminadores líquidos son muy potentes, pero se dice que son el formato más difícil de aplicar porque suelen secar muy rápido.

Lo mejor es que apliques unas gotitas en una brocha sintética o una esponja húmeda y lo apliques en tu rostro dando toques suaves y rápidos.

Aportan una luz preciosa, pero no durarán mucho si no los sellas con un polvo traslúcido u otro iluminador en polvo.

Iluminadores en crema

Los iluminadores en crema suelen ser más sutiles, así que son perfectos para el día a día o si solo quieres un maquillaje que se vea lindo y con una luminosidad que luzca natural.

Puedes aplicarlo tomando un poco de producto con tu dedo anular y dando toquecitos en las partes altas del rostro, asegúrate de difuminar muy bien para que no se vea como un parche.

Quedará un brillo que pareciera ser hidratación en la piel, pero como el iluminador liquido, tampoco durará mucho si no lo sellas con polvos traslúcidos u otro iluminador en polvo.

iluminadores tonos

Iluminadores en polvo

El iluminador en polvo es el formato más popular, ya que se considera que es el que tiene mejor pigmento y que es el más sencillo de aplicar.

Se aplica con una brocha suelta o con forma de abanico en las zonas que desees iluminar.

Este formato es el que tiene mayor durabilidad y también puede ser usado para fijar los iluminadores de los otros formatos y aportarles más luminosidad.

Iluminadores para el cuerpo

Los iluminadores para el cuerpo se utilizan para darle a la piel una apariencia más sana e hidratada. También se utiliza para darles brillo a los bronceados o a las pieles morenas, para que luzcan increíbles.

Estos iluminadores vienen en formato líquido o en crema y se utilizan en las clavículas, los hombros, sobre el pecho y en las piernas para dar toques de luz sutiles pero que en conjunto llamen la atención.

Iluminadores para el rostro

Existen dos tipos de iluminadores para el rostro:

  • Iluminadores que cumplen función de corrector: Se utilizan para lograr una piel impecable y sin ojeras. También se utilizan cuando queremos intensificar la técnica del contouring o contorno de rostro.
    Se aplican en la zona central de la cara, es decir, en el parte media de la frente y entre las cejas, en la nariz, el mentón y debajo de las ojeras.
  • Iluminadores reflectores: Se utilizan para destacar los rasgos ya que logran un acabado satinado, pero no son recomendados para pieles con mucha textura o con acné porque resaltaría estas imperfecciones.
    Quedarán bien en los pómulos, el lagrimal, debajo de las cejas , el arco de Cupido y si se quiere, en la nariz.

Iluminadores de ojos

El iluminador en los ojos ayuda a darle un toque de luz a nuestra mirada para que nos veamos más despiertas.

Para los ojos existen iluminadores específicos, que son en lápiz y se aplican directamente para después difuminarlos utilizando el dedo o una brocha, pero también podemos utilizar alguno de los iluminadores que mencionamos anteriormente o alguna sombra con acabado satinado, aplicándolos con una brocha pequeña.

Las zonas en las que debemos aplicar el iluminador son debajo de la ceja y en el lagrimal, ésto ayudará a que el ojo se nos vea más abierto y le dará el toque final a tu maquillaje.