corrector de imperfecciones

Para que sirve el maquillaje corrector

El maquillaje corrector nos ayudará a difuminar nuestros poros y pequeñas arrugas que podamos tener en el rostro, nos será muy útil para disimular granitos o imperfecciones y también otorgará luminosidad a la piel.

Tipos de Maquillaje Corrector Facial

corrector de ojeras

Existen varios tipos de correctores faciales, que podemos distinguir de la siguiente manera:

De ojeras

Con este corrector no solo podemos tapar nuestras ojeras sino que también nos sirve para ocultar otro tipo de imperfecciones que podamos tener.

Vienen en tonos piel y muchos de estos correctores también nos permiten iluminar el rostro.

Tienen una consistencia más liviana que los correctores de imperfecciones pero también tienen una buena cobertura. Sin embargo, no es posible realizar con ellos correcciones de color en los casos en los que necesitemos.

Es la mejor opción si no tenemos grandes imperfecciones que queramos disimular.

De imperfecciones

Sirven para corregir imperfecciones en las que hay diferencia de color en comparación con el resto de la piel de nuestro rostro.

Suelen venir de distintos colores y cada uno cumple una función distinta:

  • Corrector verde: Se utiliza para ayudar a disimular imperfecciones que tengan tonos rojos, como la rosácea y las espinillas.
  • Corrector amarillo: Cancela el color azul o violáceo que puede estar presente en las ojeras, moretones y algunas venas.
  • Corrector rosado, salmón o anaranjado: También nos sirve para cancelar el color de las ojeras cuando éstas tienen un color muy oscuro o en pieles morenas.
  • Corrector lila: Sirve para corregir imperfecciones de color amarillo.

Si simplemente tienes imperfecciones que no presentan mucha diferencia de color con tu rostro, puedes utilizar un corrector del color que más se asemeje a tu tono de piel.

Formatos de corrector

  • Corrector líquido: Es el tipo de corrector más versátil y más fácil de trabajar.
    Se puede aplicar con la yema de los dedos, con una brocha para corrector o con una esponja de maquillaje.
    A veces no alcanza a cubrir del todo las imperfecciones pero permite construir la cobertura de a capas.
  • Corrector en crema o mousse: Son densos pero fáciles de manejar.
    Se utilizan para cubrir ojeras, pero se debe tener cuidado de que el producto no se acumule en los pliegues.
    Se aconseja que se sellen para que el producto dure más y para que no se mueva.
  • Corrector en barra: Es más denso y, por lo tanto, más cubritivo.
    Generalmente se utilizan para corregir imperfecciones en zonas concretas.
    Se aconseja sellar con polvos para garantizar su durabilidad.
  • Corrector compacto: Son correctores en polvos compactos, no son muy cubritivos.
    Son muy fáciles de aplicar utilizando una brocha y también se utilizan para sellar correctores de otros formatos otorgando un poco más de cobertura.

Para cada tipo de piel

Igual que como ocurre con las bases, debemos tener en cuenta nuestro tipo de piel para elegir un corrector.

  • Corrector para piel seca: Para este tipo de piel, los correctores más adecuados serán los líquidos o en crema ya que son los formatos más hidratantes.
    Deben evitar los correctores en formato de barra ya que marcarán cualquier línea de expresión.
  • Corrector para piel grasa: Las personas que tienen este tipo de piel pueden recurrir a las fórmulas más pesadas ya que no tienen problemas de hidratación.
  • Corrector para piel mixta: Este tipo de piel se caracteriza por combinar áreas de sequedad con áreas grasas, por lo cual es aconsejable utilizar correctores hidratantes pero que tengan un acabado mate.
  • Corrector para personas con piel deshidratada bajo los ojos: Hay personas que no tienen piel seca pero en la zona de las ojeras tienen este problema. En este caso, deberían optar por un corrector líquido o en crema para que ayude a mantener la piel hidratada y evitar que se cuartee con el paso de las horas.
  • Corrector para pieles problemáticas: Las personas con pieles que tiendan al acné deben evitar usar correctores que obstruyan los poros y las fórmulas que contengan aceite, también deben evitar optar por un corrector con una formula que les reseque la piel.

Cómo se usa el Corrector

como se usa el corrector

Los correctores de color se aplican y difuminan antes de poner la base de maquillaje, esto permitirá lograr un tono parejo en nuestra piel. El corrector de ojeras, en cambio, lo vamos a aplicar luego de la base. Lo mejor es que utilices un tono más claro que el de tu base, ya que nos ayudará a iluminar y a darle dimensión a la cara.

Aplicaremos corrector en la zona de las ojeras creando una figura de triángulo invertido. No es necesario que utilices mucho producto, de hecho, lo mejor es que apliques capas finas y vayas construyendo la cobertura hasta que llegues al resultado que desees. Difumina utilizando una brocha de corrector o una esponja húmeda, asegúrate de que no se vean lineas y de que el corrector se haya fundido perfectamente con tu base.

Pon un poco de corrector en la parte central de tu frente y entre tus cejas, en el puente de la naríz, un poco en el mentón y difumina muy bien.

También puedes aplicar en zonas puntuales donde tengas imperfecciones que desees ocultar o en aquellas zonas en las que tus correcciones de color aún sean notorias. Siempre procura hacer que el producto se funda con tu base para que se vea todo el maquillaje parejo y no tengas manchas de colores por la cara.

Cuando hayas terminado, sella el corrector utilizando polvos traslúcidos o, si quieres un poco más de cobertura, con un polvo compacto con color.